Analizando Matrix : El Gobierno del Futuro

product-372176

Después de tanto tiempo transcurrido desde el estreno de las tres partes de la película, no tiene mucho sentido componer una crítica hacia la película como tal. En ese sentido está todo prácticamente dicho. Mucho más productivo sería hacer un ejercicio de reflexión sobre la temática de la película y la visión que tienen los autores del mundo que nos sirve como circunstancia hoy por hoy.

¿Qué podemos decir que no se haya dicho ya sobre Matrix? Podemos retorcer y seguir sacando jugo, para disfrute propio, de esta obra maestra?

Como todas las grandes obras, detrás de su fachada, Matrix lleva tatuados algunos ideales políticos y religiosos. Probablemente, la religión y la política del futuro (si la raza humana llega a él) materialice el ideal que muchos artistas y personas corrientes llevan en su cabeza y expresan día a día casi sin darse cuenta. Como a todo fondo hay que darle una forma, correcta o no, el mundo oriental y occidental parieron idearios como el comunista o el cristiano (es curioso que ambos nacieran en la frontera aproximada entre oriente y occidente, pero en latitudes diferentes). Idearios muy similares en cuanto a fondo, aunque el paso de los siglos hizo que evolucionaran a formas muy diferentes. Hoy en día están al borde de la desaparición material como concepto (manipulación de la doctrina de Jesús de Nazaret en el caso de la Iglesia católica y dictaduras comunistas en el caso del ideario de Marx).

Este texto intenta desgranar las interioridades del ideario de los Wachowsky, expresado genialmente en su trilogía Matrix. Dividiremos el desarrollo en dos bloques: política y religión, aunque soy incapaz de marcar la línea divisoria entre ambas formas de organización mental, espiritual y social. Seguramente se me escapen conceptos y escenas, mi memoria no da para mucho, pero seguro que con vuestra ayuda podremos completar un pequeño libreto sobre el contenido filosófico de esta apasionante trilogía.

===La Política en Matrix:===
Al tomar un primer contacto con la primera parte de Matrix, lo primero que se nos viene a la cabeza es la eterna lucha entre el dueño del poder y el sometido a éste. La confusión nos embarga prácticamente hasta el final de la película. Quizá es la única idea definida que se extrae de la mezcla de situaciones. Es en la segunda parte, con la llegada a Xion, cuando de verdad podemos bucear en la mente de los autores.

Cuando se abren las puertas de Xion, estamos penetrando las retinas de los hermanos Wachowsky y accediendo a su mundo ideal: una organización comunitaria, con una religión pseudo pagana, oradores al estilo de la Grecia clásica en lugar de curas y un sistema militar con carácter exclusivamente defensivo. El objetivo del ejercito es la paz y el final de una guerra de resistencia, no de una guerra invasora o por motivos económicos y territoriales.

Quizá aquí se resuelve la eterna contradicción de las palabras ejército-paz, ya que (aunque eso no lo vemos pero se deja caer en el final de la tercera parte) la firma de la paz entre ambos bandos constituye la disolución de cualquier ejército posible.

Es una forma muy original de entender el comunismo, quizá fusionado con las formas de organización de un Estado de Derecho moderno tal y como lo entendemos hoy. El ciudadano se debe a su comunidad, y se somete a sus leyes a pesar de saber que lo que está haciendo está bien o es incluso más beneficioso que esas mismas leyes (con ésto nos alejamos de la extrema izquierda anarquista y nos desplazamos hacia la izquierda más moderada y sometida a sistemas piramidales y legales).

Esta organización se mezcla a la perfección con una religión que desarrollaremos en el segundo apartado del texto, y se sirve de ella como aliento a las masas (250.000 habitantes) que forman la pequeña comunidad de Xion.

Los miembros de la comunidad sienten la ciudad-estado de Xion como patria propia sin mencionar en ningún momento esa palabra, ni bandera, ni escudo, ni himno. Es obvio que éstos mecanismos superficiales y publicitarios para «enganchar» a los habitantes de un país a la «patria» en Xion no son necesarios. La ciudad es la dueña de la libertad real del individuo, el sólo hecho de evocar el entorno de la ciudad es hablar de libertad, de dominar tu propia vida sin dejar de servir a la comunidad. Éste doble sentido nos hace ser optimistas a los que nos declaramos «ciudadanos del mundo». En Matrix no observamos ninguna bandera ni escudo en ninguno de los protagonistas, tan sólo las distinciones de sus cargos y trabajos (como los niveles dentro del ejército de resistencia: capitán, comandante…). Eso los hace iguales ante la ciudad y originales (por su dedicación) ante los ojos de la comunidad, pero nunca diferentes. El pegamento que une esta forma de gobierno es la amistad. Como en un pueblo pequeño, todos los habitantes tienen vínculos afectivos con el resto de miembros de su comunidad, lo que les hace sentirse más cercanos entre ellos. La política tiene un carácter más familiar, descentralizado y cercano a cada miembro del sistema (ésta idea está más próxima al anarquismo teórico que al comunismo).

La victoria de la libertad se consigue con la igualdad para todos, y esa victoria es de todos. Al ceder cada uno una parte de su espacio, el espacio libre resultante es rellenado por otro ser semejante, así todos pueden caber. Al final el sistema recompensa por igual y la vida avanza lentamente hacia la felicidad global.

Una parte muy importante de la organización política de Xion es la unión que produce luchar contra un elemento hostil externo. Las máquinas no son humanos, son enemigos. No es lo mismo que un habitante de Xion que no me gusta por sus ideas políticas o religiosas. Ese habitante es como yo, no puedo hacer la guerra contra él. Imaginaos que una raza ajena a nuestro planeta amenazara con esclavizarnos para toda la eternidad. La humanidad se uniría en bloque, porque tenemos más elementos comunes que diferenciadores (ésto por ejemplo no podemos deducirlo del cine norteamericano clásico, donde el mundo es Estados Unidos y el salvador es un yanki con su gorrita Nike de 150 dólares).

Lo que nunca sabremos es el destino de esa comunidad que es Xion. ¿Felicidad y paz eternas o colapso y corrupción del sistema (que suele derivar en autodestrucción)? Esa duda también la dejan los autores, que sólo son dueños de su opinión, pero no de la verdad ni de la realidad.

Otro mensaje importante de la trilogía es el reparto por fotograma de los perfiles y razas de los personajes y extras. Si observáis la escena en la que Morpheo habla desde el «púlpito» a los que se congregan en la cueva-templo, hay mayoría de razas oscuras (negros y mulatos). El propio Neo es blanco, muy blanco. Quizás ésto simbolice quién tiene la llave hoy en día para conseguir la paz mundial. Sólo el hombre blanco puede perdonar deudas a países pobres, acabar con las guerras y comenzar la resistencia y la guerra contra el intolerante y el ignorante. Sin embargo, el profeta Morpheo no es totalmente negro (tipo subsahariano) ni blanco, es mestizo. Su color de piel es más chocolate con leche, no betún. El mejor de los profetas sería aquel que sabe sentir y pensar como el conjunto de razas, ¿qué pensáis vosotros?

Un aspecto muy interesante sobre el ideario político que podemos intuir dentro de la película también lo encontramos en Matrix Reloaded (la segunda parte de la trilogía es la que tiene mayor contenido político, como podéis ver). Se trata de la explotación de los recursos naturales. El mundo apocalíptico de Matrix es una profecía personal de los autores sobre nuestro propio y REAL apocalipsis. Xion lo resuelve refugiándose en el interior del planeta y aprovechando las cuevas naturales y la energía de forma «ecológica» (echadle un vistazo al sistema de depuración de aguas en la conversación nocturna que mantienen Neo y uno de los miembros del consejo), porque saben que el final de sus vidas depende de ello. Las máquinas no necesitan de la misma forma los recursos naturales, ya que sólo necesitan cultivar los seres que las alimentan. El ecologismo no es necesario para este tipo de «raza». ¿Llevará esto un doble mensaje implícito para los gobernantes de hoy? Que cada uno lo vea por donde quiera…

Los hermanos Wachowsky son grandes amantes (como todo artista visual que se precie) de la luz. Por eso «castigan» a Xion sin luz. La ciudad-estado crece en una oscuridad permanente, viviendo una vida «electrificada», con luz artificial perpetua. Es maravillosa la poesía visual que nos regalan en Matrix Reloaded cuando Morpheo da las buenas noches a la ciudad. El manto de falsas estrellas que ilumina Xion sólo puede conseguir arrancarnos una sonrisa de complicidad y de alegría por poder disfrutar de estrellas reales cada noche.

Quizá, el mensaje más importante con el que nos bombardea la película es el odio al DINERO. Cuando Neo acaba su «noche intensa» con Trinity (Matrix Reloaded) y sale de la habitación, la puerta está atestada de víveres. Son regalos de la comunidad por su aportación y su lucha directa en la guerra. Pero NO hay billetes o monedas. ¿Quién puede alimentarse con billetes o monedas? Nadie. Si se suprimieran, no tendríamos por qué entrar en guerra (salvo amenaza exterior). ¿Eres más feliz cuando te pagan o cuando consigues comprar y disfrutar de un bien? ¿Qué lugar ocupa entonces el dinero? Es pura abstracción. Así opina gran parte de la gente, inconscientemente deseamos que ardiera, pero nos sometemos a él, como capitán de nuestro destino y felicidad. Cuando no existe el dinero, un regalo se convierte en algo mucho más trabajado. No hay que comprarlo, hay que compartirlo. Se pueden regalar recuerdos, significados, experiencia o alimentos. Siempre tendrán un valor difícil de calcular. Volviendo a lo anteriormente tratado, ésto se puede relacionar con el poder y el reparto de éste. Cuando el oráculo le suelta a Neo la frase de «¿qué quieren los hombres que tienen poder? más poder» se refiere a todo esto. Al dinero, a la superioridad de una persona frente a otra, una poderosa droga. Una cancerígena droga.

La filosofía y política platónica aparece con frecuencia dentro del ideario político y religioso de Matrix (no estoy acusando a la película de ser católica, ya sabéis a qué me refiero…). Dejando a un lado el mito de la caverna y la inevitable comparación con el mundo de Matrix, pasaremos directamente a la organización política de Xion. Cortita y al pie: Los altos cargos (consejeros) de la ciudad peinan canas. Esto resulta muy curioso si lo comparamos con el tren de vida que tenemos en la actualidad, donde las caras jóvenes nos resultan mucho más atractivas. ¿Apología de la República de Sabios por parte de los autores? ¿Exaltación de la experiencia en detrimento de la juventud? En este aspecto, Matrix no es tan original. Hay muchas películas que utilizan ese concepto ideado por Platón (quizá la más famosa sea La Guerra de las Galaxias) y hay muchos ciudadanos de todo el mundo que suspiran por un sistema de este tipo. ¿El mejor sistema político? No lo creo. Muchas veces se confunde experiencia con capacidad o sabiduría, y la verdad con la realidad. De todas formas, todos los sistemas tienen sus puntos flacos…

Hay una idea que martillea en nuestra sien durante el desarrollo de cualquiera de las tres partes de Matrix: el poder de la tecnología. ¿Quién domina a quién? Nosotros las inventamos, sí, pero nos hacemos dependientes de ellas. Probad a estar una semana sin vuestro PC, vuestro televisor, vuestro coche, vuestro microhondas, vuestras estufas o aires acondicionados, vuestros equipos de música, vuestros secadores de pelo, vuestras neveras… La lista es interminable y nuestra dependencia, inimaginable. Esa duda y esa angustia la reflejan los hermanos Wachowsky durante toda la película, utilizando como metáfora la guerra y la lucha de los humanos contra ellas (usando máquinas para destruir a las máquinas).

Otra metáfora igual de importante dentro de la organización política del mundo humano en Xion es el lenguaje. Si os paráis a observar algo escrito en lengua «humana» es incomprensible (al menos para un iletrado como yo, quizá sea alguna rama del método Braile, agradecería a expertos en la materia que arrojaran luz sobre esto). Es un lenguaje «inventado» para unir a todo el mundo y conseguir integrar todos los pensamientos. No es una idea que me apasione, ya que la lengua define la cultura de un pueblo y ésta tiene que nacer, nunca imponerse. De todas formas, lo podemos interpretar como una medida «a la desesperada» para unificar a 250.000 supervivientes y hacerlos partícipes de un objetivo.

El ideal que camina por la mente de muchos hombres y mujeres (no descubro nada nuevo) es la fusión entre el mundo oriental y el mundo occidental, tanto cultural, como política y religiosa. Matrix realiza esta mezcla pero sin «mojarse» realmente: nos presenta una puerta de diseño occidental y, al abrirla, aparece un salón japonés. En otra escena, de batalla por ejemplo, los protagonistas usan armas automáticas norteamericanas y armas blancas orientales. Nada más. Todo queda en el aire para los «representantes» políticos y para todo el que quiera darle al «coco».

La libertad, ese maravilloso e inalcanzable concepto, sostiene toda la trama política de Matrix. En la trilogía se mantiene la teoría de que sin objetivo no hay sujeto. Todos estamos aquí por alguna razón. Si trasladamos ese pensamiento a nuestro mundo, es obvia la razón de nuestra existencia: la muerte. Sin ella no naceríamos, sin ella no viviríamos y sin temerla a ella nunca disfrutaríamos de la vida tanto como lo hacemos. El culto a la vida y la muerte está presente en cada una de nuestras mentes. Todo el mundo rueda cuesta abajo hacia su objetivo y Matrix lo simboliza con su lenguaje de programas informáticos. Esa búsqueda del objetivo común la podemos relacionar con lo anteriormente tratado sobre organización militar en Xion y sus consecuencias sociales.

Resumiendo, el sistema comunitario mixto de Xion nos propone una forma de libertad curiosa y peculiar. Una forma de organización que mezcla muchas de las teorías históricamente más cacareadas y un intento globalizador y conciliador a la vez. ¿Sería la forma de gobierno del futuro? ¿Una nueva utopía? Ya que hablamos de utopías, saltaremos a la religión.

 

===La Religión en Matrix:===
Neo entrega su vida a los demás humanos y a las máquinas para salvar ambos mundos. ¿Os suena? Todo lo demás es fácil de desarrollar, simplemente me dedicaré a describir lo obvio.

Dentro de los clásicos religiosos, el personaje más interesante e influyente de la historia es Jesús de Nazaret. Creencias místicas aparte, Jesús de Nazaret es el símbolo eterno de la lucha contra el poder establecido. La religión es política y la política es una religión más (y viceversa). Los que quieren cambiar el curso predecible de la historia deben revelarse y a la vez pagar un alto precio (en forma de dolor, angustia y muerte). Éste es el resúmen del enfoque de los hermanos Wachowsky hacia la vertiente religiosa del ser humano. El revolucionario debe sacrificar vidas para conseguir un cambio rápido (imprescindible para hacer vivir el término Revolución) y la primera vida que debe poner al servicio de su causa es la suya propia.

Aparte de la doctrina, en Matrix se expone la idea del que sería el templo ideal del futuro. No deja de ser una vuelta a nuestras raíces griegas y clásicas. Una palestra elevada y un orador desnudo, no es necesario nada más. Sofismo puro y duro, el arte de la oratoria. Ganar batallas con la dialéctica. La palabra como arma y como escudo para guiar naciones enteras.

La escena en la que Morpheo se dirige a los fieles (Reloaded), sigue un esquema clásico en lo que a ritos religiosos se refiere: Rezo introductorio (se omite en la película), sermón a modo de nudo y final con arenga al público y música de despedida (esto último es opcional).

El elemento imprescindible de toda religión (lo inexistente) se materializa en Matrix en un hombre: Neo. El elegido. El mesías. Casi nadie ha visto a Neo hacer milagros, pero le creen. Creen en algo que no han podido comprobar a través de sus sentidos. Ese elemento sobrenatural coincide con el de Jesús de Nazaret. Los «milagros» (comportamientos naturales pero sobrenaturales para ojos vulgares) de Neo sirven como metáfora para dar a entender que más allá de lo que vemos hay un mañana. Aunque suene poco lógico o imposible, siempre es bueno creer. También podemos darle un enfoque más practico y menos espiritual: siempre hay que luchar porque mientras haya vida hay esperanza. Ése es
el mensaje religioso de la película. Gira alrededor de la esperanza, como dice el Arquitecto, «la quintaesencia del engaño humano. Es a la vez la fuente de su mayor poder y de su mayor debilidad».

Sin embargo, en Matrix Revolutions los autores presentan un modo curioso y relativamente original de expresar los máximos de algunas religiones que conservamos en la actualidad. A palabras como amor, Dios, Karma… les da un tratamiento similar al de un «término». Pueden usarse de manera universal, no son emociones ni sentimientos exclusivamente humanos ni necesariamente religiosos. Son formas de expresar comportamientos u objetivos. El término está por encima de todo, y cada persona tiene una forma diferente de absorber ese término, haciendo de cada significado algo personal y original. Todo esto parece una revisión de la teoría de las Ideas platónicas como solución para la mezcla definitiva de todas las religiones (algo, por otra parte, tan sencillo de hacer como mezclar agua y la dosis suficiente de azúcar), además de su integración en el mundo y en el día a día.

La figura del «profeta» en Matrix se materializa en Morpheo. El único requisito para ser profeta es creer en algo que no existe y venderlo con cierta habilidad a los excépticos. Además, debes de ser el mayor creyente de tu propia fe (parece sencillo, pero no lo es) para poder venderla a corazones forasteros. Morpheo cumple todos los requisitos. La frase que mejor lo define es la que pronuncia en el sillón (Reloaded) antes del asalto al edificio que contiene la puerta hacia La Fuente: «Nunca he creído en el azar, no existe la casualidad. Estamos aquí por la providencia».

Otra figura que adaptan de las religiones monoteístas es la figura del túnel con la luz al final. Lo podemos observar en la puerta que da a La Fuente, o en el momento en que Neo se queda sin vista y su forma de llegar al origen es siguiendo la luz y el calor.

La siguiente figura imprescindible es el mal: Smith. Sin el ying no puede existir el yang y viceversa. El blanco y el negro. Gracias a su contrario, un ser puede existir y su vida tiene un fin y un objetivo. En matrix, además, la figura de Smith se parece a la del Satanás cristiano: contagia y se vuelve poderoso a medida que la gente absorbe su doctrina. Su victoria es la victoria de su personalidad sobre las demás.

El culto a la figura de Jesucristo alcanza su momento cumbre (como debe de ser) al final de la trilogía. El tormento que sufre Neo para llegar a su particular Gólgota y el absoluto conocimiento que tiene de lo que va a pasarle nos recuerda constantemente a él. El protagonista incluso sufre la dolorosa agonía de ver morir a la persona en quien más confía y a la que más quiere (Trinity). Ésto le hace ser cada vez más fuerte, hasta el punto de lograr vencer a su antagonista y restaurar la paz en un mundo de guerra. Quizá a Jesucristo le faltó ver morir a la Magdalena para sobrecojernos de igual manera, y conseguir así la paz entre todos los miembros de un planeta enloquecido por el poder… Resulta muy interesante captar la indirecta en el momento de la muerte de Neo. Si observáis la pose del protagonista en el momento de morir, es un calco de la posición de Jesús de Nazaret dejándose la vida en la cruz. Misma pose, similar mensaje.

En Matrix se realiza una mezcla de creencias que sirve a la vez de crítica para el mundo místico que se nos vende hoy en día. Quizá la mayor tara de la Iglesia católica a la hora de reclutar cerebros más o menos «cultos» es la falta de doctrina propia. Aglutina diversas teorías platónicas mezcladas con ritos paganos, copia a otras religiones occidentales e incluso orientales. Algunas de sus bases provienen de la Grecia clásica, otras de Egipto, etc. Esto último es muy delicado y extenso para desarrollarlo aquí. De todas formas, en Matrix encontramos un buen resúmen con la mezcla inexplicable de conceptos como Dios y azar, la Diosa Fortuna con el propio ateísmo, etc. Es curioso, pero la gran mayoría de religiones mezclan éstos conceptos tan fáciles de mezclar como el agua y el aceite, llegando a contradicciones imposibles de comprender.

Es obvio que la religión es una forma más de organizar en grupos a los seres humanos. Al agruparlos por formas de pensar, los desposeemos de esa libertad de elección, por lo que acaban convertidos en esclavos de esa idea que nació con alguien. En Matrix, esa idea inicial y su explicación nos llevan al pesimismo más absoluto. La idea inicial es otro invento para esclavizar. El que supuestamente la inventó no la inventó, la traía de serie. ¿Cómo liberarnos? Empresa imposible, la vida es cíclica y las ideas que tenemos ahora ya las disfrutaron otros que acabaron tal
y como acabaremos nosotros. La vida se abre paso pero las ideas una y otra vez vuelven como un trágico Renacimiento. Podríamos extendernos más sobre la vertiente religiosa de Matrix, pero estaríamos redundando sobre lo anteriormente expuesto en el apartado «la política en Matrix». La religión es una forma más de hacer política, por desgracia. El espíritu untado de plata.

Quizá la mejor palabra que pueda resumir el contenido religioso de esta obra, inevitablemente, sea la libertad. ¿Qué es ser libre? Si nadie nos pregunta si queremos nacer, ni cuándo, ni cómo, ni dónde… Somos esclavos de nacimiento, ¿verdad? Una vez que aceptamos esa carga, las demás llegan por inercia. Presos de un hogar, de una ciudad, de un Estado, de una condición, de una naturaleza… El mensaje que nos deja Matrix es que la libertad es el más romántico y más bello de los conceptos. Otra forma de creer. Pero como bello e ideal, debe ser inalcanzable, como la perfección.
Como Dios. Como El Bien. Y el hombre no merece poseer tan preciado tesoro…

Mensaje Final

Al final, la paz se producen de la mano de la victoria de la inteligencia. Tantas muertes al final no parecen necesarias si el diálogo las hubiera precedido. Matrix es una buena forma de señalar al hombre y a su invento (la Inteligencia Artificial) como seres incapaces de aprender sin tropezar. Incapaces de vencer sin haber sido derrotados varias veces anteriormente. La palabra y su victoria es el bien tangible más parecido que tenemos a la libertad. Su culto debe expresarse en todas las manifestaciones del hombre, y nunca olvidarla como nuestro arma más poderosa. La palabra es el Dios del siglo XXI, y todas las ofrendas que hagamos para honrarla se quedan cortas. Probablemente éste sea el mensaje final de la obra de los hermanos Wachowsky. Si no lo fuera, sí que es mi mensaje.

Disculpad la duración del texto, no es premeditada (aunque teóricamente, aquí, se recompensan textos largos). Era necesaria tanta extensión, si no, su densidad y subjetividad lo harían incomprensible. Se agradecen aportes y enjuagues de memoria por vuestra parte.

Otro día os hablaré de la música en Matrix, que aunque tenga poca «base musical» como persona (disculpad esa composición que he entrecomillado, la tomé prestada de un intento de insulto hacia mí), he logrado captar ciertos mensajes muy positivos para todos aquellos que os gusten las curiosidades o componer canciones, ya que el grupo The Prodigy siempre ofrece caminos educativos muy válidos para aprender.

Debo pediros disculpas por si acaso este texto os resulta demasiado subjetivo. Quizá sin darme cuenta entremetí algunos pensamientos míos que creí ver en la obra de los hermanos Wachowsky. De todas formas, no hay nada más bello que compartir, y en eso creo que todos estamos de acuerdo. ¿Me equivoco?

Un saludo.
[el_urda@hotmail.com]
http://www.ciao.es/Matrix_Revolutions_Larry_y_Andy_Wachowsky__Opinion_1481151

Anuncio publicitario

12 Responses to Analizando Matrix : El Gobierno del Futuro

  1. Una reflexión brillante. Hay cosas que sólo se comprenden en retrospectiva, y Matrix es una de ellas.

  2. sat7 dice:

    Esta reflexión sobre la matrix es tan larga que mejor la imprimo y leo en la playa estas vacaciones de fin de año, escuchando la cancion de Supertramp: Crisis, what Crisis?

    Saludos Bronceados

  3. Wolf dice:

    Es un buen relato y una buena interpretación del mensaje final. Es cierto, la inteligencia y la palabra, finalmente traen la paz aunque ya habían muerto muchas personas.
    Mi humilde opinión es que como toda obra exitosa del cine, Matrix es un intrumento NOM.
    Es fácil hacer analogías entre Matrix y la realidad que desfila frente a nuestros ojos. Al hacerlo nos identificaríamos, muchos que estamos acá, como los que tomamos la pastilla roja. Hasta ahí, todo bien.
    Respecto del «mensaje religioso», lo que se deja ver en Matrix es que un tipo es el que salva a todos, el mesías, el elegido. Todos dependientes de él. Si el elegido no aparece, la humanidad desaparece.
    En la trilogía, Xion es una comunidad muy unida y muy aguerrida pero eso no es suficiente para vencer y los habitantes son concientes de ello, hace falta el elegido para conseguir la salvación.
    Del mismo modo es que la humanidad sigue esperando desde siempre la llegada del mesías.
    Ese es un mensaje nocivo y atroz y no se debe mantener. No existe.
    Acá nos salvamos unidos pero nosotros.
    Saludos.

  4. Wolf dice:

    Me fuí al spam.

  5. sat7 dice:

    Wolf:
    Prueba lo siguiente: Cambia el mensaje religioso mental de la pelicula por un mensaje espiritual e interno: Neo eres Tú, MOrpheo eres Tú, Trinity eres tú, etc, etc. Y un nuevo paisaje se revela…

    Como bien dice el autor:
    Creencias místicas aparte, Jesús de Nazaret es el símbolo eterno de la lucha contra el poder establecido. La religión es política y la política es una religión más (y viceversa). Los que quieren cambiar el curso predecible de la historia deben revelarse y a la vez pagar un alto precio (en forma de dolor, angustia y muerte). Éste es el resúmen del enfoque de los hermanos Wachowsky hacia la vertiente religiosa del ser humano.

  6. Wolf dice:

    A eso voy Sat7,
    Somos nosotros los que produciremos el cambio. Gracias.
    Saludos.

  7. jomoga dice:

    Magnífica interpretación de lo que los hermanos Wachowsky nos han querido decir a través de la trilogía de Matrix. Felicito por ello a Trinityeyes.
    No obstante me gustaria compartir con vosotros este link en el que el autor del blog también nos expone su visión de la filosofía de esta película.
    El link es : http://nosce.wordpress.com/2007/05/09/filosofia-en-matrixque-esque-significacomo-interpretarla-parte-1/

    Un saludo
    jomoga

  8. AlcePulcro dice:

    Ya habeis visto esta exposición de David Icke?

    » Entendiendo la naturaleza de la realidad (1/12) »

    http://es.youtube.com/watch?v=_3pYzu9Z1Bk

  9. Jack Sparrow dice:

    Yo nunca entendí esta película..

  10. sat7 dice:

    El Señor Anderson = (Ander, Hombre – Son, Hijo – el Hijo del Hombre) es la persona o máscara, el yo social. Neo representa el Animus y Trinity representa el Anima. Smith es la Sombra. El concepto es de uno de los psiquiatras más famosos del siglo XX: Carl Gustav Jung.

    Esta es una buena pag. donde explican Matrix
    http://nosce.wordpress.com/2007/05/09/filosofia-en-matrixque-esque-significacomo-interpretarla-parte-1/

    Saludos y mucho Amor (solo por hoy?)

  11. kiyupow dice:

    Reflexión muy amplia y filósofica, tratando diversos temas tangenciales (como el fenómeno conspiranoico) alrededor de Matrix, por Zizek, un filósofo «famoso» actual.

    The Matrix, o las dos Caras de la Perversión
    Slavoj Zizek
    http://accpar.org/numero5/matrix.htm

    Un corto vídeo de Zizek, en conferencia. Para verle el careto y reírse un poco de la elocuencia de sus análisis en la línea lacaniana…

    Saludos

  12. kiyupow dice:

    Reflexión muy amplia y filósofica, tratando diversos temas tangenciales (como el fenómeno conspiranoico) alrededor de Matrix, por Zizek, un filósofo «famoso» actual.

    The Matrix, o las dos Caras de la Perversión
    Slavoj Zizek
    http://accpar.org/numero5/matrix.htm

    Un corto vídeo de Zizek, en conferencia. Para verle el careto y reírse un poco de la elocuencia de sus análisis en la línea lacaniana…

    Saludos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: